Las clases tienen lugar una o dos veces por semana y cada una dura un máximo de dos horas. Estas se pueden impartir en nuestro centro o, si le es más conveniente, en su empresa. El curso de inglés se puede realizar durante o justo después del horario laboral.

Esto permite que el profesor consolide las prácticas recomendables y, si es necesario, quite los malos hábitos (lingüísticos). Pueden trabajar juntos o en equipo para desarrollar nuevos conceptos y permitir que el alumno afronte problemas con los que se ha encontrado durante su jornada laboral.

Este curso incluye la opción de que el profesor acompañe al alumno durante un tiempo en el entorno laboral. Esta preparación cultural y lingüística permite al profesor identificar de primera mano la forma en la que se puede mejorar el enfoque para el alumno en cuestión para que pueda aprovechar al máximo su estancia en el Reino Unido.

Estos cursos suelen funcionar bien con un examen final, ya sea de inglés general o de negocios. Los alumnos pueden aprender mucho más al completar tareas o exámenes de prueba en su tiempo libre o entre clases.

«¡EL EXAMEN ME MOTIVÓ Y ME PERMITIÓ DARME CUENTA DE LO QUE REALMENTE ERA CAPAZ! APARTE DE PERFECCIONAR MIS HABILIDADES, AHORA CUENTO CON EL RECONOCIMIENTO FORMAL DE MIS LOGROS»FABRICANTE DE AUTOMÓVILES DE PRESTIGIO

¿CÓMO FUNCIONA?

Empezamos por realizar un análisis exhaustivo de sus necesidades de formación (TNA) y una valoración de su nivel de inglés. Los alumnos deben realizar una prueba en línea creada por Oxford y mantener una conversación cara a cara. A raíz de esto, calculamos el número de horas necesarias para alcanzar los objetivos establecidos en el TNA.

A continuación, determinamos las metas, la frecuencia de los controles y los exámenes para cada alumno e idioma. Se trata de un proceso colaborativo. Usted nos indica lo que mejor le conviene en términos de tiempo y presupuesto y nosotros nos encargamos del resto.